COSTA FRANCESA

Al norte, Iparralde es una exposición natural y viviente de cómo fue Euskal Herria hace mucho tiempo. Hacia el mar, te espera la plácida Hendaya, famosa por su playa, sus casas de veraneo y su castillo de Abbadie. Unos kilómetros más al norte, reposa el encantador Saint Jean de Luz, que cuenta con un pulcro centro histórico y la preciosa iglesia de San Juan Bautista. Continuando por la costa, llegarás a Biarritz, destino turístico de muchos personajes de la alta sociedad. Más al centro encotrarás pueblecitos de cuento como Ascain, Ainhoa y Ezpeleta, formados por caseríos alrededor de una iglesia entre suaves colinas y al sur, la alta montaña, el paso hacia Roncesvalles, el profundo y salvaje Pirineo.