Aralar

El Cervino vasco y los prados bipolares

txindoki-aralar

En el sureste de Gipuzkoa se encuentra la sierra de Aralar, que se extiende también por tierras de Navarra. En la proa del macizo, la majestuosa forma del monte Txindoki (1.331 metros) representa la estampa más reconocible de la montaña guipuzcoana, al modo en que lo hace el Cervino en los Alpes, y simboliza la indómita geografía de esta tierra. A pesar de su indiscutible hegemonía, tras el Txindoki se extienden enormes prados a una altura incluso superior, sostenidos por contrafuertes de roca en todas las direcciones. Es un espacio singular, diáfano, sublime, que tiene dos personalidades: son prados blancos e inhóspitos en invierno, y verdes y frescos en verano. Decenas de senderos ascienden desde los valles y atraviesan esta meseta megalítica y pastoril. Los caballos y las ovejas pacen. Los montañeros y excursionistas se saludan al cruzarse. Las nubes pasan. El tiempo, no. En Lizarrusti (Ataun) está el Centro de Interpretación. Cuenta con un restaurante y un albergue con 36 literas.