Otoño

La ciudad recupera su pulso tras el ajetreado verano y los mercados lucen miles de colores con la llegada de las setas y el bonito de temporada. Además, los donostiarras se ponen en formas con las numerosas pruebas populares como La Behobia San Sebastián o la Maratón.