Te voy a desvelar el secreto más Dulce de Donostia…

enara
Enara Blogger

Un helado de los de toda la vida

Hay algo tan tradicional como comer pintxos en Donostia, subir al Monte Igeldo o conocer la Playa de la Concha. Y es vivir la experiencia de disfrutar de un helado artesanal, cremoso, de esos que te dejan el sabor en la boca durante horas. Un helado de los de toda la vida.

No importa si es verano o invierno, si hace frio, llueve o hace un sol abrasador. Siempre verás una heladería abierta, y te cruzarás con una persona caminando por la Parte Vieja o disfrutando del atardecer en uno de los miradores del paseo de la Concha mientras saborea un helado en tarrina o cucurucho.

comer un helado en donosti

Y es que en Donosti el helado no se relaciona con una temporada o con un clima, sino con momentos.

No puedes irte de la ciudad sin haber visto el atardecer desde Sagúes, o haber paseado al caer la noche por la Bahía o el Paseo Nuevo sin un helado entre tus manos. Es más, no puedes visitar Donostia y no comer un helado de alguna de sus heladerías.

 

¿Dónde comer un helado artesanal?

Si eres una persona indecisa, tómatelo con paciencia. Primero deberás elegir la heladería, y aviso que hay más de 15 solo en los metros que separan el Kursaal del Boulevard. Pero no son las únicas. Si estás recorriendo las calles de Riberas de Loyola, Antiguo, Amara, Egia o Gros también encontrarán heladerías donde podrás disfrutar de ese momento de felicidad y que resulta sospechosamente adictivo. ¡No conozco a nadie que no le guste el helado!

Una vez te decantes por una, deberás enfrentarte a mostradores kilométricos llenos de colores. Son litros y litros de helado cremoso listos para degustar. Más de 30 sabores diferentes, sin colorantes ni aditivos en la mayoría, con poco azúcar en otros, siempre manteniendo la calidad.

casa arnaldoFoto: Casa Arnaldo

Decenas de sabores desde los más exóticos como el Mango o Pistacho (los preferidos de los turistas), hasta los más tradicionales, como el yogurt, el limón o el chocolate pasando por sabores más novedosos como el Kinder Bueno, Cookies o Dulce de Leche. Pero también encontrarás delicias innovadoras como el helado de Roscón de Reyes, un auténtico placer si te pierde el dulce.

Y entre todas las heladerías aquí te presento tres de las más míticas:

CASA ARNALDO: La más antigua de la ciudad

Siempre que pases por la calle Garibay, verás a alguien con un cucurucho con bolas de helado de café o chocolate negro. Y seguramente serán de Casa Arnaldo, que lleva endulzando la ciudad desde 1935. Ellos fueron los primeros. Aquel año desembarcaron en Donostia procedentes de Italia. De donde se trajeron el arte de hacer helado. Recetas artesanas elaboradas con una fórmula tradicional que todavía hoy se mantiene.

Si te pierde el chocolate, la visita a esta casa es obligatoria, porque su helado es magia, frio y cremoso, sabor intenso que perdura durante horas.

helados casa-arnaldoFoto: Casa Arnaldo

 

HELADERIA LOS ITALIANOS : Sabores que te llenarán de felicidad

Elegir esta heladería es apostar a caballo ganador. Con más de 50 años de historia, la receta tradicional de sus helados ha ido pasando de generación en generación. Hoy siguen haciendo su helado como antaño, con producto natural y 100% artesanal. Más de 35 sabores, desde los más exóticos a los más tradicionales y con especialidades que varían de una semana a otra. Mi recomendación es preguntar por lo que está recién hecho… y a disfrutar.

Si algo te está quitando el sueño acércate a la calle Aldamar y disfruta del helado Quitapenas. Un sabor que hace honor a su nombre, con el “poder extraordinario” de alejarte de las preocupaciones y saciarte de felicidad.

Comiendo un helado en Donostia-San Sebastián

Comiendo un helado en Donostia-San Sebastián

Comiendo un helado en Donostia-San Sebastián

HELADERIA OIARTZUN: El paraíso de los sabores únicos

Solo entrar en esta heladería ya es una experiencia. Cuenta con un mostrador lleno de sabores definidos con nombres originales, que rotan con frecuencia para que repitas, tripitas y vuelvas a recaer. Un total de 52 sabores de los cuales 48 son aptos para celiacos y 12 especialmente formulados para veganos. Oiartzun es el paraíso para personas abiertas a probar nuevos helados, disfrutar de un coctel de diversos gustos y aromas en un mismo bocado. Sabores únicos como el Donosti o el Primavera se mezclan en el mostrador con los más tradicionales.

Esta es una heladería con auténtica pasión por lo artesano, en la que se mezclan la tradición pastelera con la heladera, de la que nacen helados de suculentos bollos elaborados en su obrador, como el de Roscón de Reyes. Artesanía, tradición y productos naturales para agrandar la leyenda de la calidad de los helados hechos en San Sebastián.

oiartzun 3Foto: Casa Oiartzun

 

Bolas de felicidad

Disfrutar de un helado sin prisa, saborearlo sin que se te derrita, sabiendo que es un helado de verdad, saludable, cremoso, con textura y sabor. Un momento único mientras paseas por la Bahía, recorres la Parte Vieja o disfrutas del atardecer en Sagúes. No puedes irte de Donostia sin darte el gustazo de probar el sabor más dulce de la ciudad.

Mi birramona (bisabuela en euskera) solía contar que antes los helados se vendían en farmacias como medicina. Y si lo piensas bien, tiene su lógica, porque no hay mal que un este dulce no cure. No verás a nadie con un helado en la mano que no cierre los ojos y sonría. Y en esos momentos en los que estas más triste, con desanimo, te agobia algo y necesitas desconectar. Dime la verdad ¿no piensas en comerte un buen helado? Y es que son bolas de auténtica felicidad

¿Quieres un helado?

oiartzun 2Foto: Casa Oiartzun

 

Deja tu comentario

Código de seguridad Refescar