Sociedades gastronómicas

Sociedad GastronomicaCocinando en una Sociedad

Las sociedades gastronómicas son un eje importante de la vida social

Las sociedades gastronómicas son un eje importante de la vida social en Donostia / San Sebastián, en las que los socios se reúnen en un local habilitado con cocina para comer o cenar, bien en compañía de otros socios o de familiares o invitados. Las sociedades gastronómicas, sin embargo, con frecuencia van mucho más allá de habilitar un espacio de reunión para sus socios y organizan actividades culturales de calado en la vida social y de ocio de la ciudad, con la formación de compañías de tamborradas como ejemplo más notorio; de hecho, gran parte de las compañías de adultos que desfilan por las calles donostiarras el día de Donostia / San Sebastián son tamborradas de sociedades gastronómicas.

Cuando se acude a una sociedad gastronómica en Donostia / San Sebastián (invitado necesariamente por un socio, salvo el día de San Sebastián), es habitual repartirse las tareas de cocina entre dos o tres asistentes a la comida en cuestión, con productos traídos por los propios asistentes (aunque los más básicos se encuentran generalmente disponibles en la despensa de la sociedad), y después realizar el cálculo y reparto de gastos entre todos. Estos gastos incluyen conceptos como el derecho de uso de la cocina y sus utensilios, un valor simbólico por asistente y el consumo de productos de la despensa o la bodega. Toda la documentación y el dinero en metálico del gasto realizado en la sociedad se depositan en un buzón habilitado a tal efecto antes de abandonar la sociedad.

Sociedad GastronomicaCocinando en la sociedad de Haitzaki

Sociedad GastronomicaComiendo en una sociedad

Al ser éste un sistema basado en la confianza y la autogestión, las sociedades gastronómicas se convierten en escenarios hogareños para los socios y sus invitados, convirtiéndose en un espacio a medio camino entre su propio hogar y un restaurante. El ambiente de cordialidad da pie con gran frecuencia a que las comidas o cenas acaben con partidas de cartas o cantando, bien en compañía de los invitados a nuestra mesa, o bien con otros asistentes a la sociedad en ese momento. Asistir a una sociedad gastronómica a comer o a cenar es una inmersión en la cultura donostiarra en toda regla.